miércoles, septiembre 07, 2005

Un político al servicio de su pueblo

Ayer a la tarde supimos de su muerte: todos, sin excepción, estaban perplejos. Creo que suponíamos sería inmortal, o su ejemplo cundiría, o....
..........................................
Carlos del Castillo f
ue intendente de Oro Verde sin interrupción "a pesar de" todos los gobiernos que pasaron, de la ideología que fueran: cinco períodos consecutivos, cuatro reelecciones luego del primer mandato.

Como político, administró el Municipio en forma correcta, hasta llegar a ser un ejemplo - denostado por muchos, por "sentar precedente" -.
Hubo años que, al haber superávit en el Balance Municipal,, pagó doble aguinaldo a los empleados, y utilizó el resto en un "feedback" constante.
De su tiempo destinó mucho para fortalecer los vínculos humanos con las Instituciones y con toda la gente del pueblo y de la zona rural.

Muchas veces nos mandó el camión regador cuando nos quedamos sin agua para la huerta, nos prestó equipos y elementos para los actos de fin de curso, intercedió para traer personalidades del ambiente cultural y así realizar todos los años exposiciones y juntar a alumnos y padres en algo más que una ceremonia de discursos y diplomas.
"Visionario" -dirían algunos en discursos enlatados -, hizo de un pueblito una mini-ciudad con todos los servicios básicos: cloacas, agua potable, luz, gas, alcantarillado, pavimento, una estación de radio propia, un Banco con cajero que funciona mejor que muchos que conozco, un Dispensario o Centro de Salud, una Casa de Sepelios, un Polideportivo completísimo, y se ocupó del constante mantenimiento de la ruta sin preguntar a quién correspondía, si a la Nación, la Provincia o el Municipio, así como de la abandonada vía férrea y sus zonas laterales, que hizo limpiar y construir un paseo, y mucho más que ahora no recuerdo.
Era fácil encontrarle, en mangas de camisa, tanto en su oficina como en su casa, como en la calle, como un vecino más, participando de todo lo que era de interés para su pueblo natal.

Tal vez sea una de esas historias pequeñas que no quedan en los libros.
Yo le conocí.
Me gustaría contarles - a los que no lo conocieron, que sé son muchos - que pueden tener fe en el ser humano: hay políticos de los cuales podemos (pudimos) decir: "che,...y para resolver ese problema tuyo, ¿porqué no te vas y lo hablás a del Castillo?"

1 Comments:

Anonymous malambo escribió...

'tamadre, carajo. :o(

Perdón.

9/07/2005 03:55:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home