martes, octubre 04, 2005

Patagones, o ¿el mito? de los gigantes pintados de rojo

A group of Tehuelche Indians photographed in 1865 by Panunzi, Benito  Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires

Que no, que no es un alegato en contra de la colonización. (de ser así yo no existiría...)
Que son dos trozos (ambos de escritores europeos) elegidos al azar de muchos sobre este controvertido tema.
Es que tengo eso de que la comunicación y el entendimiento mutuo es y fue siempre muy difícil, usemos el lenguaje que usemos...uf.

Un temporal hizo que una nave de la expedición de Magallanes tocó tierra, por lo cual el capitán ordenó el desembarco para invernar en la bahía de San Julián.

Allí fue donde tuvo lugar el primer encuentro entre el hombre europeo y los nativos.
Pigaffeta, cronista del viaje de Magallanes, narra el acontecimiento, dando así origen a la leyenda de los ‘hombres gigantes’:

"Arrancando de allí, alcanzamos hasta los 49 grados del Antártico.
Echándose encima el frío, los barcos descubrieron un buen puerto para invernar. Permanecimos en él dos meses, sin ver a persona alguna. Un día, de pronto, descubrimos a un hombre de gigantesca estatura, el cual, desnudo sobre la ribera del puerto, bailaba, cantaba y vertía polvo sobre su cabeza.
Mandó el capitán general a uno de los nuestros hacia él para que imitase tales acciones en signo de paz y lo condujera ante nuestro dicho jefe, sobre una islilla. Cuando se halló en su presencia, y la muestra , se maravilló mucho, y hacía gestos con un dedo hacia arriba, creyendo que bajábamos del cielo.
Era tan alto él, que no le pasábamos de la cintura, y bien conforme; tenía las facciones grandes, pintadas de rojo, y alrededor de los ojos, de amarillo, con un corazón trazado en el centro de cada mejilla. Los pocos cabellos que tenía aparecían tintos en blanco, vestía piel de animal, cosida sutilmente en las juntas."

Sin embargo, en la descripción que lleva a cabo Pigafetta de las mujeres de los indios no resalta su estatura, sino otras partes de su anatomía :

"Ellas no eran tan altas, pero sí mucho más gordas. Cuando las vimos de cerca, nos quedamos atónitos: tienen las tetas largas hasta mitad del brazo. Van pintadas y desvestidas como sus maridos, si no es que ante el sexo llevan un pellejín que lo cubre."
--------------------

El retrato de los ‘patagones’ (indios tehuelches) de Pigafetta se completa con la descripción de otro de los indios que los navegantes de Magallanes vieron en aquella tierra austral, y con su posterior ‘bautismo’:

Fue visto, a los seis días, un gigante, pintado y vestido de igual suerte, por algunos que hacían leña. Empuñaba arco y flechas [...] Este era más alto aún y mejor constituido que los demás, y tan tratable y simpático. Frecuentemente bailaba, y, al hacerlo, más de una vez hundía los pies en tierra hasta un palmo [...] El capitán general llamó a los de este pueblo "Patagones".

Hasta que nos encontramos con que la Casa y Audiencia de Indias (Casa de Contratación) exigía llevar a España unos cuantos ejemplares de todas las plantas , metales y de toda nueva especie (incluida humana) descubierta en el viaje. Con respecto esto último, Pigafetta lo deja escrito:

A los quince días encontramos a cuatro de estos gigantes sin armas, que las tenían ocultas entre unos espinos [...] El capitán general retuvo a dos –los más jóvenes y despejados– con ejemplar astucia para conducirlos a España.

(Encontrado en: ZUSMAN, P. (1999): "¿Terra Australis -"res nullius"? El avance de la frontera colonial hispánica en la Patagonia (1778-1784)", Scripta Nova, 45.)

Por otro lado, Stefan Zweig da su versión de esa "ejemplar astucia":

"Pero esta despreocupación resulta fatal a los ingenuos hijos de la naturaleza. Magallanes, lo mismo que Colón y todos los demás conquistadores, tiene orden precisa de la Casa de Contratación de llevar unos cuantos ejemplares, no solamente de todas las plantas y de todos los metales sino también de todo nuevo espécimen humano que descubran en el viaje. Al principio los marineros creen que no es peligroso cazar vivo a uno de esos gigantes a mano limpia. Rondan tímidamente a los patagones dispuestos a sujetarlos, pero en el último momento los abandona el valor. Por fin imaginan una treta vulgar. Entregan a dos gigantes tal cantidad de regalos, que necesitan ambas manos para retener su botín. Enseguida, enseñan a los dos hombres que ríen encantados, un objeto que produce un ruido particularmente cautivador, es decir, un par de grilletes, y les preguntan si quisieran llevarlos en los pies. Los pobres patagones ríen con toda la cara y asienten entusiastas con la cabeza. Se imaginan embobados que aquellos objetos sonoros tintinearán a cada paso que den. Apretando convulsivamente sus regalos, miran cómo les ajustan las cadenas a los tobillos, pero de pronto quedan aprisionados por esos hermosos aros fríos que producen tan alegre sonido. Ahora, los tripulantes pueden caer sin temor sobre los gigantes, como sobre bolsas de arena; encadenados han dejado de ser peligrosos. En vano gritan, se retuercen y gesticulan los engañados nativos, invocando el nombre de su dios mágico. El emperador quiere curiosidades. Son arrastrados como bueyes sacrificados hasta los buques, donde perecerán miserablemente por falta de alimentos. Este pérfido ataque de la cultura cristiana ha anulado de golpe el buen entendimiento".

Fragmento extraído de :
ZWEIG, S. (1957): Magallanes (la aventura más audaz de la humanidad), Buenos Aires, Claridad.

18 Comments:

Blogger Anónima escribió...

¡Uauuu!, Nfer, ¡qué dos textos más bien escogidos para leer juntos!

"ejemplar astucia" versus "pérfido ataque"

Desde mi visión de hoy, me inclino por el pérfido ataque. Aunque sospecho que desde el punto de vista de los conquistadores, se trató efectivamente de una ejemplar astucia encaminada a aumentar el conocimiento del nuevo mundo, sin dejar por ello de considerar humanos a sus habitantes. Vamos que los conquistadores no eran hermanitas de la caridad, pero tampoco se les oyó decir aquello "del mejor indio es el indio muerto". O eso creo.

10/04/2005 04:43:00 p. m.  
Blogger Nfer escribió...

Anónima:
¿has leído el libro de Marcos Aguinis "la gesta del marrano"?
En un momento en emociona percibir el esfuerzo del Inquisidor, que días y noches redobla sus esfuerzos para "liberar de la perdición" al judío...y el Inquisidor sufre. Sufre porque está convencido que ese "marrano" irá al infierno.
Ambos sufren.
Todos sufrimos.

En cuanto a los conquistadores, no todos eran hermanitas de Caridad.
Ni siquiera necesitamos de ellos: Julio Roca pergeñó la "Campaña al Desierto" donde...no hubo desierto: hubo tierras feraces, y bravas tribus nativas que le impedían apoderarse de ellas.

(La historia oficial dice otra cosa)Roca supo hacer su discurso: su objetivo eran las tierras.
Mucha mucha gente, con más derechos que él (y tal vez, que yo) ocupaban esas tierras de hace muchos siglos.

Pero...no eran tierras pobladas: era "un desierto".
Y nos lo creímos...

Ahora la imagen de don J.Roca nos contempla desde los billetes de
$ 100 (el billete de más alto valor en Argentina en circulación en la actualidad).

10/04/2005 08:05:00 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

En la forma en que describes cómo los europeos miraban a los pobladores de estas tierras, y sin problemas de que los reaccionarios te pongan en la picota, es positivo ver que los tiempos van cambiando y que todo ese tiempo de colonialismo desbordado ya es sólo cosa de memoria histórica.

10/04/2005 11:21:00 p. m.  
Blogger Nfer escribió...

usuario anónimo,
me esperaba que alguien me pidiera el texto original de Zweig. Aunque la traducción sea algo incorrecta (lo dudo), el sentido general está bien claro.
Para el caso, eso de traer a colación cosas de los siglos muy lejanos nos llevaría a la mejor y más prolija autodestrucción del ser humano que haya habido hasta hoy.
Lo que me resulta algo difícil es encontrar el punto a partir del cual puedo mirar al pasado como referente para contabilizar experiencias. El pasado cercano sigue siendo algo sobre el que me es imposible echar una visión objetiva.

10/05/2005 07:30:00 a. m.  
Blogger Xac Mazo escribió...

De esa expedición sólo volvieron 18 de los 234 marinos (leo que en realidad había 265 pero de los 31 que faltan no se conserva el nombre. Esclavos probablemente). Sería mucho esperar que los patagones cautivos hubieran sobrevivido. Suerte tuvieron si no se los comieron por el camino.

No me gusta juzgar a los personajes del pasado según los valores de hoy día. Supongo que si ellos nos juzgasen a nostros según sus valores también pareceríamos monstruos.

"Desierto" se aplicaba entonces a los lugares despoblados. O casi. Un pueblo de cazadores-recolectores necesita territorios enormes y no suele tener "poblaciones", o sea, asentamientos permanentes. Para los agricultores europeos el lugar era sin duda un "desierto". Hoy "desierto" significa otra cosa y preferimos el término deshabitado.

10/05/2005 05:02:00 p. m.  
Blogger Nfer escribió...

Xac, es como dices: no podemos juzgar con nuestros baremos a los antepasados. Mi Abuelita me crió con leche de vaca rebajada al 50% con té de paico(Chenopodium ambrosioides Linnaeus o lo que creciera en el jardín de abuelita y se le pareciera) el primer mes de mi vida porque soy intolerante a la lactosa.
Ahora un pediatra que sabe que a un recién nacido alguien le da té de paico la acusa de infanticida cuanto menos.
Pero volviendo al tema, imagino a esos europeos viajando en los barcos por meses, mal alimentados y poco higienizados (los imagino esmirriados y andrajosos) encontrarse con gentes adaptadas a tan inclementes condiciones, los verían como gigantes.
Lo que no tengo, pero sí puedo buscarte foto, es la lanza de Calfucurá, que está en el Museo de la Ciudad de Bariloche. Dicen que la blandía con destreza. Yo te digo que al principio la confundí con un pasamanos de la escalera (ocupa toda la extensión de la escalera del museo).
Ahora me entra la duda y hago una búsqueda más exhaustiva: en efecto, Roca sabía que había gentes, nómades, por eso hizo la línea de fortines a donde mandaba los criollos (como canta José Hernández en el "martín fierro").
Te dejo el link, lo descubro recién:
http://www.bbk.ac.uk/ibamuseum/texts/Rodriguez01.htm
Abrazos!

10/05/2005 05:28:00 p. m.  
Blogger Nfer escribió...

uy Xac vi la biblografía...
bueno en las prisas...pero algún grano de verdad tendrá, como todo
XDDD

10/05/2005 05:32:00 p. m.  
Blogger Xac Mazo escribió...

Ja, ja . No se si los Patagones eran gigantes ni si la lanza de Calfucurá era una lanza o un poste de teléfono mal almacenado. Pero cierta vez visité un castillo donde estaban expuestas las armas de cierto conde del siglo doce. Uno de esos tipos que se pasaba la vida entre asedios, batallas y cacerías. Me dejaron tener en las manos su espada y lo primero que me llamó la atención fué que tuviera la mano tan pequeña. Yo apenas podía empuñarla y mis manos sí que son pequeñas. Lo siguiente el desmesurado peso del arma. Así a ojo mas de cuatro kilos. Costaba levantarla con el brazo extendido y no quiero ni imaginar lo que sería blandirla durante horas en una batalla. Hagamos recuento: espadón 4 kilos; túnica de cota de malla diez o doce kilos; peto, yelmo y escudo otros cinco o seis kilos como mínimo. Manoplas de cuero con remaches, armas menores y ropa interior y de abrigo (la cota de malla es una ropa resistente pero poco práctica en invierno y en verano) añadir otros tres o cuatro kilos lo menos. Lleva veintitantos kilos de hierro encima durante varios días y encima haz ejercicio físico intenso con ellos y empezaremos a entender porqué esos nobles medievales tenían tanta mala leche. Y esa era la armadura de combate,digamos el traje de faena. El traje de los domingos, es decir la armadura de justar era mas bonita pero mucho mas pesada todavía.

Por la cota se sabe que ese titán acorazado medía alrededor de 1,56 metros y por lo visto no era en absoluto bajo para la época. El tipo sería bajito para los stándares de hoy pero yo, al menos, no me atrevería a echarle un pulso.

La estatura media de un europeo del siglo XVI andaba por los 1,60 o así. Un patagón de 1,80 debía parecer realmente un gigante.

10/06/2005 04:16:00 p. m.  
Blogger Nfer escribió...

ay Xac, debió ser como dices. En cuanto a lo de las armaduras, no me imagino el sofoco de "vivir enlatado" que ni moverse mucho podrían. Ni hablar de movimientos peristálticos, ¡otra que los corsés de hace unas décadas! y de veras que habrían de bañarse poco, lo que los debió acostumbrar a todo tipo de olores naturales...uff, ni quiero pensar cuando les picaba algún piojo (que no me vengan que no había piojos,eh?) y ni forma de rascarse.

Ahora, si no era la lanza de Calfucurá era una caña "tacuara" (Phyllostachys)acondicionada al efecto.
Que los patagones fueran más avispados que las multinacionales de teléfonos...será por eso que desaparecieron?

10/06/2005 04:56:00 p. m.  
Anonymous Chivianus rejuzilo feroz escribió...

Hola..entre esos esta mi antepasado., muy bonito por cierto.
besosssssss
Chvi

10/06/2005 06:11:00 p. m.  
Blogger Nfer escribió...

¡pues cuenta, Chivita!
(mira: Assarloquesea lo ha predicho: ¡¡¡¡ por algo estás desnuda debajo de los cueros!!!
ni que lo hubiéramos planeado)

Pero anda,cuenta: la historia cotidiana no figura en los libros y sabemos que si no se transmite se pierde mucho)
En serio, si no mandámelo por mail y si querés lo posteo.

10/06/2005 07:36:00 p. m.  
Anonymous granec escribió...

Según leí, los ingleses reclutaban marinos para su armada sacándolos borrachos de los tugurios y despertándolos en alta mar. Otro método era reclutarlos por la fuerza. Otro era robárselos a otras embarcaciones. Muy pocos se embarcaban por su propia voluntad ya que la paga era miserable y la vida a bordo, muy dura. Todos los días le daban una ración de ron para tenerlos semiborrachos. Si faltaba el ron, había peligro de motín. Seguro que en la armada española, las cosas no debían ser muy diferentes. No veo por qué debían haber tratado a los patagones de una forma distinta a la que se trataban entre ellos mismos. Eran epocas duras para todos, mi querida seora!

10/07/2005 01:32:00 p. m.  
Blogger Nfer escribió...

Granec:

"It was the best of times, it was the worst of times,
it was the age of wisdom, it was the age of foolishness,
it was the epoch of belief, it was the epoch of incredulity,
it was the season of Light, it was the season of Darkness,
it was the spring of hope, it was the winter of despair,
we had everything before us, we had nothing before us,
we were all going direct to Heaven, we were all going direct
the other way... "
(tomado prestado a Akin,
http://akin.blogalia.com/historias/33025)

Carlitos, me has hecho acordar a los años del Mundial de Argentina, cuando casualmente nuestros chicos morían como moscas en Malvinas, solos, desprotegidos, mal entrenados y engañados ...

Tal vez vos no habías nacido o eras muy pibe, pero yo recuerdo - y no me avergüenzo - de haber estado convencida que nuestros chicos ganarían a los británicos.

Un vecino de mi barrio nos escribía cada tanto con comentarios muy retaceados. Eramos ciegos o no queríamos darnos cuenta, pero luego supimos que todo lo que salía y entraba tenía "filtro".

Mi amigo murió, dicen, en un accidente.
Aquí te dejo el link, y la foto no le hace honor, pues era el más buen mozo del barrio: http://www.ultraguia.com.ar/LoBueno-Malo/HeroesMalvinas/gimenez.htm

Querido Carlitos, como bien dice Dickens, todos los tiempos fueron difíciles...
Un abrazo

10/07/2005 09:03:00 p. m.  
Anonymous lightme escribió...

Uno de los cuantos post largos que leo con muy buen gusto...Bon apetit ^-^

10/09/2005 07:33:00 p. m.  
Anonymous cavebear escribió...

Buceando, buceando, me he encontrado con esto. Interesante historia!!

Nfer: muchos de nosotros aqui en "la vieja madre patria" tambien pensábamos que Argentina le iba a dar un buen repaso a los hijos de la gran bretaña.
Pero esta vez no pudo ser.
Quizá te interese este artículo de Arturo pérez Reverte. Por esto d elevantar la moral:
http://lavozdegalicia.xlsemanal.com/web/firma.php?id_edicion=427&id_firma=1450

10/26/2005 04:34:00 p. m.  
Blogger Nfer escribió...

gracias cavebear,
interesante artículo, y tal vez profético. Que además, claro de ser el próximo bi..los próximos dos años los que les toque a Buenos Aires, también le toque a Argentina toda.
¡abrazos sin fronteras!

10/26/2005 06:28:00 p. m.  
Anonymous Valerìn escribió...

No conocia esta sibilizacion asta que mi profesor de sociales me puso este trabajo sobre ellos, ahora mismo se me olvido el nombre.

2/05/2007 08:23:00 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Humanitarias leyes de Indias de la Reina Santa Isabel de Castilla, Isabel la Catolica

8/10/2007 03:30:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home