sábado, abril 23, 2005

¡Ay! el siguiente post me toca.... siento como si voy a dar examen...

...¡pues eso!
Así que entre tanto, copio este texto con "sensaciones universales" al final.
Y...al menos a mí me ha pasado. Me está pasando...
¿les ha pasado a ustedes?

El día anterior al examen...

1. - La paradoja del tiempo:
El tiempo transcurre, para uno, 200 veces mas rápido de lo habitual: "...la velocidad de las agujas del reloj es inversamente proporcional al tiempo que resta para el momento del examen...". ¡¡Se cae un lápiz al suelo, y luego de juntarlo sorpresivamente han pasado 10 minutos !!!
¡¡Una breve merienda nos saca de golpe 45 minutos !!

2. - Delegación de responsabilidades:
Se resume en una frase: "...¿QUIEN ME MANDO A MI A ESTUDIAR ESTA CARRERA ... ME QUIEREN DECIR ?? !!!!!!..." (este síntoma se manifiesta repetidas veces a lo largo de todo el proceso)

La noche anterior al examen...

A partir de aquí ese fenómeno tan agradable como es "el sueño", se convierte en nuestro peor enemigo, torturándonos, traicionándonos (a las 3:00 AM se presenta con toda su fuerza), boicoteando con el pasar de las horas el normal funcionamiento de nuestros órganos: torpeza motriz, dificultad para hablar, pensamientos inconexos, etc. A lo cual uno recurre a antiguas armas para este viejo enemigo: café, agua helada sobre la cabeza, azotes, etc...

3. - Examen de conciencia y arrepentimiento:
En medio de una situación en que una hora vale la vida, uno comienza a recordar aquellas noches que se la pasó perdiendo el tiempo, mirando tele, divagando en algún bar, o que se fue a dormir sin sueño.
Odio a uno mismo (comienza el debacle emocional y motivacional). Recuerda que aquel café con leche y tostadas le impide hoy repasar la unidad 3, y aquella vez que bajó a comprar aspirinas y llegó a lo de un amigo, sea probablemente la causa del próximo aplazo.

4. - Cambio en el orden de los valores y principios:
Todos los valores que uno mamó desde la cuna se trastocaron.
Frases mas comunes:
"...mi vida por una cama..."
"...doy TODO por 5 horitas mas..."
"...pago por el 6 (o 4)..."
"...te juro que si lo veo a este miserable, le pego un tiro en la frente..."

5. - Incursiones filosóficas y metafísicas:
Con el pasar de las horas uno tiende a sacar la parte mas reflexiva de nuestro ser, que en muchos casos denota graves alteraciones del estado psíquico.
Frases escuchadas:
"...uno siente que no sabe nada, y va y le sale todo... el hombre es impredecible...."
"...por qué en la vida tenemos que sufrir así?..."
"...¿que harías si te ganaras un millón de dólares ?..."
"...¿la mujer maravilla era la novia de Superman ?..."
"...me gustaría reencarnar en una tortuga..."

6. - Evasión de la realidad:
Uno sueña con estar a 1.000 km de distancia, si es posible en otra época, y si es en otro planeta, mejor. (nuevamente síntoma 2, que cada vez se manifiesta con mayor intensidad)

7. - Abandono:
Nuestro verdugo "el sueño" se vuelve casi invencible en esta etapa. Nuestro aspecto es lastimoso y el sueño genera efectos alucinógenos de lo mas confusos. De golpe parece que las fuerzas nos abandonan, y nos preguntamos si todo este calvario tiene algún sentido.
Frases más escuchadas:
"...lo que no lo estudié hasta ahora... no lo voy a aprender en 2 horitas... me voy a dormir..."
"...esto no lo van a tomar no?..."
"...se van todos al diablo..."
"...¿que son esos duendes que caminan por el techo?..." (Síntoma número 2 nuevamente).

8. - Caos:
En algún momento de la noche todos los síntomas anteriores se dan en forma simultánea provocando un shock en el cerebro del estudiante - que desencadenan los primeros síntomas físicos - que por otro lado generan frases como estas:
"...yo siempre quise estudiar periodismo..."
"...¿y si me tiro por la ventana y termino con esto?..."
"...¿Vamos al sur?!!!..."
"...no me presento..."

Horas antes....
9. - Síntomas físicos.
Esta etapa se caracteriza por los síntomas físicos, agravados por la falta de alimento, de higiene, exceso de cafeína, nicotina, alquitrán y stress. Síntomas más comunes: cólicos hepáticos, mareos, nauseas, acidez, diarrea, gases, arcadas, eructos, suspiros profundos, mareos, espasmos, tics, contracturas musculares, rigidez facial, contracciones estomacales, brotes en la piel, vista nublada, piel color amarillo claro, ceguera temporal, muerte súbita.

10. - Principio de amnesia ( ...no sé nada... )
De golpe uno quiere hacer un muy fugaz repaso, y ve títulos, palabras, definiciones (incluso escritas por nuestro puño), que uno juraría que en la vida nunca las había visto. Esto, a solo dos o tres horas del examen genera un estado de pavor y pánico incontrolables. (NUEVAMENTE SÍNTOMAS 2, 3 Y 6)

Entrando al examen...
11. - Al borde del abismo
Uno solo quiere terminar con ese suplicio, ese calvario inhumano y cruel que lo humilla y rebaja a limites insospechados.
Frase mas común: "...que sea rápido..."

El examen finalizado...
Opción A: Aprobado: Exhausto y aliviado se va a tomar una cerveza por ese trago amargo que quedó atrás y por el pronto restauro del normal funcionamiento psicosomático. Salud.

Opción B: Reprobado: Exhausto y aliviado se va a tomar una cerveza por ese trago amargo que quedó atrás y por el pronto restauro del normal funcionamiento psicosomático. Salud.

Sensaciones universales ante un examen.

A. Llegada (demasiado temprano) al lugar del examen.
B. Repaso compulsivo y totalmente infructuoso de los apuntes.
C. Fase de cachondeo nervioso pre-examen.
D. Entrada atemorizada al aula donde va a perpetrarse el examen.
E. Reparto de las hojas para el examen ("¡¿Cinco hojas?!" dicen algunos).
F. Reparto de las hojas de preguntas ("En algo tan pequeño no pueden caber muchas preguntas" dicen algunos infelices).
G. Vuelta de la hoja y descubrimiento de que usan un tamaño de letra 5 o más pequeño.
H. Carcajada histérica.
I. Resoplidos varios y llevadas de manos a la cabeza automáticas.
J. Descubrimiento de que con lo (poco) que se recuerda no se pueden contestar ni a la mitad de las cuestiones.
K. Intentos vanos de copia (con el subsiguiente descubrimiento de que el de al lado tiene menos idea que vos).
L. Fase de derrumbamiento, desesperación, impotencia y espera (ya que queda mal entregar el examen tras sólo diez minutos).
M. Entrega del examen y huida del lugar del crimen.
N. Fase de cachondeo nervioso post-examen.
O. Fase de exclamación de palabras soeces y de índole sexual ("Me rompieron el cu...","me re-acostaron", etc).
P. Comparación de resultados (comprobando que no hay dos personas con las mismas respuestas, o mucho peor: todos coinciden menos vos. Típico).
Q. Fase de consulta compulsiva de los apuntes (cuyo único resultado es empeorar el estado de ánimo del consultante).
R. Fase de declaración de principios: "Ya no voy más a... (Cálculo, Física, Algebra...)".
S. Fase de negación ("¿Examen? ¿Qué examen? Yo no he hecho ningún examen").
T. Fase depresiva post-traumática y elaboración de planes para eliminarla: "Necesito pegarle a alguien", "Necesito emborracharme".
---------------
Bien, el que no pasó alguna de estas etapas, o no es humano o no está leyendo este post (pues nunca pisó un colegio) Ustedes dirán...

14 Comments:

Anonymous juan escribió...

ay, nfer, que razon tienes...

yo creo haber pasado por todas las fases varias veces antes de un examen.
hasta he conseguido sincronizar mi cuerpo de forma que, si tengo examen de una signatura en concreto, soy capaz de hacerme crecer ls muelas del juicio para tener excusa para no presentarme.

ah, y si te hace falta una ayudta de algebra-on-line, no dudes en preguntar. es mi rama.

4/23/2005 11:26:00 p. m.  
Blogger Nfer escribió...

Juan,
casi me arrepiento luego de que "subí" el post porque quedó larguísimo, y quise abreviarlo ¡pero es que es así!.
Maestra de varios niveles y en varios lugares (niños, adolescentes, adultos, ciudad, campo...) he tomado exámenes y he visto (o intuido) alguno, varios o todos estos síntomas y sus reacciones.
Claro, además tuve y tengo que rendir exámenes, porque el sistema educativo exige "mejora constante" (SIC) y qué querés que te diga, me gusta hablar con los jóvenes, pero ¡rendir con profesores que podrían ser mis hijos!, y como son temas "novedosos" (el collar nuevo para el perro viejo ...)su actitud "sabelotodo" me pone a parir cactáceas una semana antes.
Ahora que veo, olvidé mencionar una excusa más que común en las mujeres - pero no es un tema que tenga mucho rating, y a vosotros os da algo de asquito: la menstruación.
Cualquier mujer honesta dirá que al menos una vez, se le ha adelantado el período, o atrasado, u otras variantes siempre molestas y preocupantes, el día antes de un examen.
En cuanto al álgebra, muchas gracias, me has recordado un tema importantísimo y creo que será el de mi próximo post: ¿sabemos preguntar?
Porque para tomar exámenes o para obtener una respuesta del otro...hay que saber preguntar. O nos hacemos cargo de la respuesta que recibimos...

Dejame que lo pienso, le daré también, si puedo, un toque risueño.
Un abrazote
Nfer

4/24/2005 08:00:00 a. m.  
Blogger Negrev escribió...

gran mensaje, muy bueno nfer

4/24/2005 09:26:00 a. m.  
Anonymous Lola escribió...

Pues yo cuando quedaba media hora para que acabara el examen (de 4 horas) siempre me pasaba que no tenía más de un 1 de nota... la última media hora era definitiva, trascendental... y menos mal que existía... Siempre acababa el profesor quitándome el examen de las manos :)

4/25/2005 04:07:00 a. m.  
Blogger Peke escribió...

Ay, qué asquito de tiempos me has recordado. Menos mal que pasaron a la historia y ya no permito a nadie que me examine.

4/25/2005 06:20:00 p. m.  
Blogger Nfer escribió...

peke, lo tuyo es envidiable.
En mi caso debo seguir dando exámenes, tanto por los cursos que tomo (tipo "Reina Roja" correr y correr para quedarme en el mismo lugar, o retrocedo) como las pesadillas que a veces tengo.
La pesadilla (que creo alguno más la tendrá, porfa, no debo ser la única) es: estoy en el aula, y en la puerta aparece la Madre Superiora del Colegio con la Secretaria y la autoridad de turno de donde sea esté dando clases (tiempo presente)y me dicen que debo dejar la clase y volver al Internado, pues en realidad me falta terminar quinto año para recibirme de Maestra...uf...!

4/25/2005 06:34:00 p. m.  
Blogger Crystal escribió...

Jajajaja, buenísimo, casi lloro de la risa. Déjame pensar, mmmm, sí: tengo los síntomas 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8. Doctor, ¿qué me recomienda? ;)

4/25/2005 07:01:00 p. m.  
Blogger Nfer escribió...

Es que NO soy la única persona!

encontré este soneto:

"Siempre sueño que voy a dar examen/
y se va a descubrir mi insuficiencia/
que, acosado de preguntas sin clemencia,/
no sabré responder cuando me llamen./

Sufro como un artista en un certamen;/
como un preso que espera su sentencia;/
como todos, durante su existencia,/
pendientes de una prueba y un dictamen.

Quizá siento, al soñar, que está en mí mismo/
la sombra de la noche circundante/
y temo cual la luz sobre un abismo./

Luego, cuando despierto, cada día,/
vei que sigo siendo un estudiante,/
y que debo dar examen, todavía...

P.M.Obligado

4/25/2005 07:05:00 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Pues como le toca a Anonima el proximo post, y como tarda en llegar, supongo que estara pasando por todo ello... :-P

4/26/2005 06:01:00 p. m.  
Anonymous Karim escribió...

Pues como le toca a Anonima el proximo post, y como tarda en llegar, supongo que estara pasando por todo ello... :-P

4/26/2005 06:02:00 p. m.  
Blogger Anónima escribió...

Pasé por todo ello en el colegio y los tres primeros cursos de la carrera. Con un pequeño problema adicional y es que cuando me pongo muy nerviosa me lloran los ojos y tuve que desarrollar complicadas estrategias para conseguir:

1. no mojar los exámenes de lagrimones
2. que no me vieran, que siempre parece que si lloras es para darle pena a la gente y a mi lo que me da es rabia, pero aún así no lo puedo controlar.

En tercero de carrera, en el examen de resistencia de materiales, me pusieron al lado del profesor y no había manera de disimular, así es que me levante y me fuí, para que nadie pudiera decir luego que me habían aprobado por llorar.

¡Y desde entonces ya no me pongo muy nerviosa en los exámenes (un poco si, claro)! Ni siquiera en las oposiciones.

Pienso en que cuando quiera me puedo levantar y marcharme y se me pasa :)

4/26/2005 08:20:00 p. m.  
Blogger Anónima escribió...

Karim,

Así es que sin presionar o me levanto y me voy a dispersarme en comentarios por ahí (ahora que blogalia ha vuelto) y que me echen un galgo...

PD: y una vez gastada la broma, gracias por darnos ánimos :)

4/26/2005 08:49:00 p. m.  
Anonymous duende escribió...

jamás nadie describió mejor mis delicadas horas antes de mi exámen del viernes. Maravilloso! me acabo de dar cuenta, qué básicamente somos todos iguales; voy a tener que esforzarme mucho para encontrar mis diferencias con el mundo que me hacen única.
besos

5/03/2005 09:24:00 a. m.  
Blogger Nfer escribió...

duende,
vi tu blog (aparentemente has hecho un descansillo, pero me bastó para ver cómo te torturan los exámenes)...
Mira: me he pasado la vida rindiendo. Además de los exámenes académicos, exámenes para el carné de conducir, estudios médicos (otra forma de examen, y aquí se llaman "exámenes"), se casa una y rinde examen ante la familia y la sociedad, aunque no haya papeleta.
Tenemos hijos ¡oh! y los hijos crecen, y ahí te quiero ver, que son implacables jueces de todo lo que hacemos. Más exámenes.
Siguen creciendo y cuando ya casi suspiramos aliviadas...llegan los nietos, adorables criaturas a las que sus padres criarán de manera absolutamente diferente a lo que nosotros con ellos...y siguen los exámenes...
Como si fuera poco, me ha dado a retomar los estudios ¡siendo abuela!.
Además de ser refrescante y estimulante, pues la gente joven no es en absoluto una panda de delincuentes sino seres sensibles y que me hacen sentir útil (muchos me confían cosas que no confiarían a sus padres o hermanos o parejas, por...ser mayorcita, precisamente) también tiene la contrapartida que, al estar esperando en la puerta del aula que empiece la clase, llega algún desorientado buscando su clase y ¡sin dudarlo! se dirige a mí:
"profe, ¿aquí es el aula de Estadística Aplicada?"
Conclusión: ¡me toman por la profe!

POR SUERTE, todavía sé a qué voy a la Uni...y puedo responder que no, que es en el otro pasillo ;)
pero...siempre rendimos examen.
Queda en nosotros el grado de importancia que le asignemos en la escala de valores.
-Ah...me olvidaba. Eres única. Estoy segura. Es innecesario intentes averiguar porqué o qué te distingue. Simplemente piensa, no hay otra como yo. Es así de simple y hermoso.

5/03/2005 09:45:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home